Plan Rodrigo comenzó en 2014

Enero de 2014. «Hay un chico en el Santos que va a ser crack«, le dijo Nick Arcuri, representante de Rodrygo desde los 11 años, a Juni Calafat, jefe de fútbol internacional del RealMadrid y artífice del fichaje de un chico que, a sus 18 años, deslumbra al madridismo. Su explosión ante el Galatasaray (tres goles y una asistencia) pone el foco en el brasileño, un joven mucho más maduro de lo que su edad refleja. Un futbolista forjado a fuego lento. MARCA les cuenta detalles.

PRIMERO, CREAR AL ‘JUGADOR’

Rodrygo es un chico tranquilo dentro y fuera del fútbol. Tiene novia brasileña y vive con sus padres –Eric, de 35 años, y Denise, más una hermana pequeñita- en las afueras de Madrid. Diferente a otros jugadores, apenas convive con un amigo íntimo, Joao. Ese entorno le proyectó hace años una carrera con reparto claro de tareas: Eric cubre lo deportiva y Nick lo comercial… y un objetivo común que permanece: priorizar su trabajo en el campo. Los grandes contratos, las marcas… ya llegarán.

BLINDAJE CUIDADOSO

El Madrid ha decidido cuidarle, limitando sus apariciones públicas (Real Madrid TV le hizo ayer un reportaje). Normal a sus 18 años. En el sentido comercial, Nike, la marca que le hizo un contrato inédito en Brasil a los 12 años, también intenta no exhibirle mucho.

¿CESIÓN? NO, GRACIAS

Su cesión este verano nunca fue una opción para el Madrid. Querían que se desarrollara en Valdebebas. Los planes, eso sí, se han adelantado. Ni en el club esperaban una explosión tan temprana. Pero las lesiones de Asensio, Bale y el bajón de Vinícius -los tres juegan por derecha- han dado la bola a Rodrygo antes de enero y la Copa del Rey, fecha y competición programada para la eclosión del jugador.

CASA-ENTRENO-CASA

Detallitos curiosos de su vida personal en Madrid: el chico tiene carnet de conducir brasileño, pero ni le gusta conducir ni lo necesita. Eric, su papá, le lleva todos los días al entrenamiento. En nuestro viaje a Santos de junio pasado, MARCA tuvo la ocasión de conocer a Eric, un exfutbolista profesional -lateral derecho de equipos medianos- muy educado, humilde y de formación sosegada. Rodrygo tiene tan buena cabeza gracias a sus padres. Como cualquier niño.

PREPARANDO EL CAMINO

La gente que rodea al Rayo, apodo con el que le conocían en Santos, es muy profesional. Tanto que, pese a tener muchos otros jugadores –Willian José (Real Sociedad), entre ellos-, su representante adelantó un año su llegada a Madrid para ir preparando el trabajo. Paralelamente, el chico y el padre estudiaban español desde junio de 2018, cuando fichó por el club blanco. Todo está planificado… menos lo que ocurre en el campo. Eso es obra del ingenio del chaval.

Diario: marca.com